martes, 27 de diciembre de 2011

Happy New Year



Mira, no pido mucho,

solamente tu mano, tenerla

como un sapito que duerme así contento.
Necesito esa puerta que me dabas
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.
¿No me prestás tu mano en esta noche
de fìn de año de lechuzas roncas?
No puedes, por razones técnicas.
              Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,
        el durazno sedoso de la palma
                                 y el dorso, ese país de azules árboles.
Así la tomo y la sostengo,
                                               como si de ello dependiera
                                                      muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.



Julio.

viernes, 23 de diciembre de 2011

I buried Paul

Hace 4 días tengo un cadaver en el piso de mi habitación. El cuerpo está hinchado, la sangre cuajada en la madera despide el olor de la putrefacción. Los ojos opacos hundidos son devorados por pequeñas hormigas rojas adeptas a la carne. Los organos empezaron a licuarse y a drenarse por sus propios orificios.
Fue un cuerpo suicida, se mató solito.

martes, 20 de diciembre de 2011

sábado, 26 de noviembre de 2011

Mi modo más probable de morir.

Planificado, filoso, a solas. ¿A ver cuánto aguantás la farsa? -Calmate, lo hacés por alguien que no sos vos, hacelo bien. "A veces hay que pelear un poquito :)". Qué se yo, qué se yo -Que se yo, te cuento... yo a esa edad sabía lo que quería, pero también quería estar con amigas, hacer la mía. Todo sigue como el orto -hacelo bien. "¿Y la extrañás?" ¿y me extraña? ¿Y qué es alguien que se niega ser? sobre todo cuando se le nota. ¿Qué es?


¡Pensar está mal!



domingo, 23 de octubre de 2011

No one

Me dijo la luna que te cansaste
te cansaste de la brisa y del olor del rosal muriente.
Ellos discuten, toman baños de vapores tóxicos, se pudren, nos pudren, se vuelven tóxicos.
Por Lavalle e Iturraspe, un lunes, encontré a una chica llorando frente a una farmacia cerrada, sus ojos en el fondo de dos grandes cuencas y un hilo de lágrimas en cada mejilla blanca.
Por Lavalle e Iturraspe, un jueves, me encontré solo en la noche y en esa esquina, mis ojos se fueron al fondo de mis cuencas y un hilo de lágrimas se escurrió en cada una de mis mejillas.
La farmacia estaba, ese día, también cerrada, caminé rápido, pero al igual que la chica, ya me habían intoxicado

domingo, 2 de octubre de 2011

De chico escribía mucho mejor:

Estoy en pleno aprendizaje. Es muy difícil olvidar, cada día tener que reemplazar lo que se quiere olvidar por algo nuevo que a veces no parece tan bueno como lo anterior. Es levantarse queriendo tener una imagen nueva en la cabeza e irse a dormir con la imagen vieja ocupando todo el pensamiento. Y lágrimas, y el silencio por parte de uno para evitar que alguien piense que te estás volviendo loco o estúpido. Hasta el día en que te das cuenta que el estúpido no sos vos sino que es el mundo y pensás en el todo como estúpido, hasta lo que sentis es estúpido, y lo estúpido ya no te importa, porque.. para ser redundantes, es estúpido que te importe. Y entonces lo ves simple. Lo ves hasta alejado y es que aprendiste a volar casi sin saber, y de arriba todo se ve chiquito y hasta más lindo.


4 de abril de 2009.

*

La laguna ondea. Me ondea el cerebro. Repercu... tor.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Sila es una gata. LA gata Sila sol quiere. Do Do Dooh! Lasi mira Sila en la tele. Sila FaSol fuma. Mi gata Sila. Sola se queda durmiendo en su colcha de noche. En un coche la llevamos, en un coche bolche. Mira a la gente desde abajo como si fuera desde arriba, de cabezas abajo y patas arriba mira caras con alpargatas. A gatas camina, a gatas gasta la alfombra haciendo de gata. Mi gata Sila, si la vieras siendo gata siendo Sila. ¡Sol!

jueves, 22 de septiembre de 2011

policromático.

Tu voz es púrpura.
El tiempo es rojo.
Tu boca rosa.
Tapamos el sol con el dedo medio. Todo se oscurece y permanece calmado, el todo. El aire está aquietado. Las carnes cansadas. Los flashes son tenues luces de velas. Estoy cansado de no escribirte, de no sonreírte. De ser me canso.
El amarillo es putrefacción.
Lo verde resurrección.

lunes, 22 de agosto de 2011

Circular





Deviene y se revienta. Las 00:30 hs amenazan con insomnio. El fantasma de la abuela nos preocupa. Los conejos apacibles esperan a ser degollados. A lo lejos, la luz tenue de una vela ilumina el único resquicio a salvo del desquicio de nuestra vecina esquizofrénica. Grita. Nos despierta. La vela muere, el grito persiste, el miedo inunda. Nadamos en lo oscuro de la habitación hasta la tibieza de las frazadas. La noche se calma, la garganta cede, los grillos vuelven a ser grillos. Así amanece. Miro sus ojos. No queda nada más que nosotros dos riéndonos de nosotros dos. Su sonrisa apoyada en sus manos. La beso y apoyo mi barbilla en su hombro. Sonríe y desvanezco. Disfruta, en su resto, de la locura que la conquistó.

viernes, 19 de agosto de 2011

Bolcho. Armar el bolcho.

Su. Mi. Nuestro. Mis ganas. Sus ganas. Nuestras ganas de despegar. A Saturno, será su turno para matar. Me.

no suelo tener suerte en este lugar soy medio lento para arrancar y cuando arranqué no me di cuenta no creo seguir mucho más hola gatito hola perrito ya no saludan y me quieren morder tiemblan los gatos y me miran de mala gatuna manera la manera que tengo de hablar es tan contorneada no digo que no me pasa tal o cual cosa que siento tal o cual cosa y me dejo basurear por cartelitos en la mesa mandar a la mierda será lo bueno o quizás desaparecer o quizás volver a dónde estaba antes o irme a un lugar distinto y todavía me sonríen y me dicen que me quieren yo no me querría ya me hubiera echado hace mucho es mejor que andar poniéndolo incomodo a uno de a poco no? que comer en silencio en silencio abro la puerta en silencio siento mucha culpa hasta siento culpa de comer hoy sentí culpa y hambre necesito si puedo tomar calma tomar un poco de respiro un poco de campo y bancarme otra cagada a pedo por dormirme? sí! descansar lo vale.


¡Bang!

viernes, 12 de agosto de 2011

Ostras!


I'm gonna push my finger on your trigger, 
then we can talk about marry
dear miss Mary. 
Do you see the light in the eyes 
of the frightened people that died? 
Along te ocean they lie, 
about Love and other fairy tales.


Disparame. matame o agarrame la mano. No se, Actuá. Ya te parecés mucho a la otra gente querido reflejo en el espejo.

miércoles, 6 de julio de 2011

Se la pasa con la puerta. La puerta queda quieta. La puerta abre. La puerta cierra. Julián mira su mano, mira sus dedos a la luz del foquito incandescente, hace una hora y media no encuentra consuelo en el terror que lo agobia. Está sentado frente a lo que piensa, la revelación de todos sus males, todas sus fantasmales fantasías. Está sentado, el suelo frío, su mirada lejos, la luz tibia, sus dedos y las cosas invisibles que teme. Tiembla de miedo, tiembla de frío, huele a frutillas. Tiembla porque sí. Balbucea palabras, no le salen. Llama a mamá, mamá no atiende, llama a papá, papá trabaja.

a Micaela que tiembla porque sí.

sábado, 2 de julio de 2011

Princesa Pochoclo

Mi papá Caramelo murió de pronto. Sin más. Me dijeron que la gente que se muere así, que se duerme y se va, es la gente que vivió de sueño en sueño, gente que estuvo de paso por el mundo real. Mi papá era sueño y yo soy el sueño de mi papá. Hay días en que no se la pasa bien, mamá Pochoclo me lo deja en claro, me lo dice siempre que se emborracha. Ella era reina con papá, ella es desprolija ahora.

En el parquecito de los muertos no paso mucho tiempo frente a su mirada de fotografía, le dejo rosas, le sonrío a la foto y me alejo, total él sabe siempre de mi. Me gusta caminar por los mausoleos y descubrir la placa más antigua. Paso la mayor parte del tiempo en el sector de los angelitos. Tengo un tío ahí, muerto a los dos años. Su sepulcro es una cuna, él también se quedó dormido parece. He pensado en quedarme dormida. Pero pienso, nomás.

Príncipe Manzana no entiende pero escucha. Me basta para quererlo.

jueves, 30 de junio de 2011

No me interesa

Corté mi lengua con una hoja tramontina.

Me vacié la cabeza de murciélagos que caen sordos.
No se hace de a uno, el amor se hace de a dos.

jueves, 23 de junio de 2011

Parodia.

Banana.

Érase una vez
una banana
que se pelaba con
cremallera.
Que loca banana
la dabas vuelta
y se desnudaba
desabotonada.

martes, 21 de junio de 2011

Como a los nazis les va a pasar...

No soy el de estas palabras.
No soy el de la radio.
No soy el nombre en los diarios.
No soy el que entiende de justicia.
No soy el de las protestas.
No soy Hijo.
No estoy en los dormitorios.
No estoy en las calles.
No estoy en la plaza.
No estoy en el afiche.
No estoy en la cárcel.
No soy un número.
No soy Nieto.
No soy propaganda política.
No soy aquel que reventaron.
No estoy en el río.
No estoy en las nubes.
No estoy en el recuerdo.
No soy cuento.
No soy mentira.
No estoy.


No tiene entidad,
no está,
ni muerto ni vivo,
está desaparecido. 

miércoles, 15 de junio de 2011

Pochoclo

Uno, dos, tres y cuatro cigarrillos en tu cartera, dos y tres chupetines en mi campera.
-¿Cómo estás caramelo?
-Bordeando la locura pochoclito.
Tres y cuatro balas en los bolsillos.
-¿Conociste la libertad alguna vez?
-Por supuesto, llevaba un vestido negro de duelo la vez que la crucé, quedó viuda del deseo. Triste y toda de negro era linda igual. Llevaba el pelo pintado de rojo, le hacía juego con la herida en su pecho.
-¿Se puso perfume?
-Un perfume de rosas, de las rosas rojas más olorosas de todas.
Tres balas en el tambor, giro giro giro ¿a quién le toca? te toca a vos.
-Pa, cuando duermo, ¿vos seguís estando ahí para cuidarme?
-Obvio pochoclito, quedo haciendo guardia, soy el guardián de la princesa pochoclo.
-Tengo miedo de despertar y abrir los ojos y encontrarme con que los monstruos todavía siguen ahí. Nunca los veo, siempre los escucho.
-Yo también los escucho. Pero ellos me escuchan a mi como también te escuchan a vos, es por eso, que cuando tengo miedo, grito, y ellos se atemorizan más que yo. Así se ahuyentan a los monstruos princesa pochoclo.
-Escucho a uno papá caramelo...
-¡GRITEMOS!
                     -¡GRITEMOS!

WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!



lunes, 6 de junio de 2011

El Sueño Peronista

I'm painting my room in a colourful way, ¡y después hay un arcoiris! -¿Cenaste Jonatan? -Me cené tus pecados. -Estás flaco Jonatan. -Es que tus pecados dan lástima. -¿Olvidaste cómo ser amable? -No, olvidé que sólo hablo solo. -Estás cansado y sin ánimos, te entiendo. -No me dejás conocerte, ¿cómo podés entenderme? -Soy todo lo que pensás que soy. No pienses mal. -No estás en tus ojos. No estás. Ya no sonreís. No estás. ¿Miraste tu cara? estás desdibujada, yo trazaba tus labios y ahora tenés la boca rota. Almuerzo mis uñas. -Yo estoy, siempre voy a estar. -No llore. -Angelito. -Que. -Se. -Cae. -Tomá, te regalo esta cosa roja. -No puedo agarrarla, mis dedos son de cartón, de cartón corrugado. -Cuando te sientas mal besala. -No puedo, no te vayas. -Cuidala, que no grite. -No puedo, llora. -Yo me voy. Yo te quiero. -No te vayas, meriendo esperanza.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Esto



Nace de tres palabras que tengo en la cabeza. 
Es el hijo de lo que no digo 
y el amante de lo que no me animo.
Desvía un poco la mirada de los que no conozco. 
Da rechazo y genera malas opiniones y enojos.
Crea intriga y revienta los ojos. 
Esto, lo que escribo. 
Genera una sonrisa.
Comete homicidio, se arrepiente
y resucita lo asesinado.
Choca con lo que vuela.
Se reparte destrozado en el piso.
¿Coordina con lo que soy? 
Esto, yo.


domingo, 22 de mayo de 2011

A una prostituta rollinga.



Impagable catarsis me perdura de aquel aquelarre lusitano.
Impagable el aroma de las hierbas quemando.
Impagable la luz.

Sorteado el quinto número, perplejo me di cuenta que era el mío
pensando con qué discurso animar la fiesta en mi turno
penetrando su lampinaguea cotideilada
aumentando el calor entre sus labios fertileidos.
A sus ojos acudí en cada vaivén eterno que estallaba en suspiros al oído
a mis manos, el fragor de su cuerpo traspasaba y amplificaba.

Sus senimíferos eran los destinos de mis besos,
probar cada color el propósito de los movimientos.
Sus pies enredaderas en los míos,
los dedos de sus manos látigos en el cuerpo.

Embanderados en blanco éramos el relleno del porro perfecto,
gritos de magas en el lecho.
el brillo de la luna caía como una lágrima en sus ojos
y sus mejillas eran los campos que mis dedos salían a cabalgar.

Rock cotillón sonando atrás, el que no me gusta
el que te gusta.


RE quinta labios abiertos
LA quinta tus pupilas dilatadas
SOL quinta y nuestros labios atados
quedo mudo solo pensando
con gesto de cansancio sólo para mi ser
suspiro y digo: ¡carajo! ¿por qué no escuchamos Beatles?

Tengo el estado cerebral en pleno trabajo
trabaja a doble turno queriendo hacer sonar I'm the walrus
mientras tu cotillón sigue sonando
me queman tus ojos
y tus suspiros son el rojo de mi yanqui republicano.

Ambos nos miramos
ambos nos quedamos.
Solo en el tiempo sigue quedando
ella Rollinga y yo Beatleando.
 

lunes, 16 de mayo de 2011

Canción del Espejo.


Entreabriendo los parpados
me encuentro a mi
parado delante
de un espejo gris.
¿Cruzarás a éste lado
para ver como te miro a ti?
Pregunta siempre mi reflejo
antes de ir a dormir.
Contesto que no,
no por ser malo
sino porque él soy yo.
Que mala pata sería
no saber dónde ir
cuando el otro decida
dormir al fin.




viernes, 13 de mayo de 2011

Con sordidez.

Sí,

quiero que digas sí.

No con las lineas de tus labios

ni tampoco con tu trazo.

Hablarán

como de costumbre,

nuestras miradas.

Tus letras

y estas letras

quedarán de lado.

Entonces sonreiremos

hasta

que no necesites

escribir

nada más.

miércoles, 20 de abril de 2011

And tenderly.

Estamos tirados en el pasto y la hierba empieza a enredarse, rodeándonos las piernas

nos 
pe-ne-
tra 
la piel para rodearnos los tendones y la carne, pero no los huesos.

Isabel María Selva salió del hospital con 
un papelito firmado que dice que tiene cáncer.

miércoles, 13 de abril de 2011

Quiero vomitar.

Una vez mi mamá me dijo que las personas como yo tienden a deprimirse e intentan suicidarse, cuando intente suicidarme voy a mandar a que le entreguen una nota.

miércoles, 6 de abril de 2011

-Hey, ¿te puedo matar?


-Sí, no hay drama.


-¡Jaja! que divertido es acuchillarte. ¿No te duele?


-Sí.


-¡Jaja! ¡Entonces es más divertido! Te verías mejor con tus tripas colgando, dejame sacártelas afuera.


-Bueno.


-Se te ven geniales las tripas colgando. ¿Puedo degollarte?


-Podés de todo, pero ya no voy a tener voz para hablarte si me degüellas.


-¡Entonces No! Sos el peor ser del universo. Sos la persona más idiota del universo, no puedo estar llorando por vos.

domingo, 3 de abril de 2011

jueves, 24 de marzo de 2011

El Odio


Mamá me había preparado unas tostadas y una leche chocolatada. Eran las 6 am y a las 7 tenía que irme a la comisaría como me dijeron el día anterior, a la tarde. Estaba muy excitado, era defender mi bandera, luchar por la patria, como los héroes que salían en el Billiken. Era algo muy importante para un chico de 18 años, algo que llenaba de entusiasmo. La chocolatada estaba muy caliente así que tome solo unos sorbos porque no tenia tiempo a que se enfríe, estaba atrasado ya.

Camino al aeropuerto solo reconocí al miope Cuzini, un conocido del colegio al que siempre molestábamos, era un buen chico pero medio lelo, con él también había hecho la colimba, después eran todas caras desconocidas pero con la expresión expectante igual que la mía.

Llegamos a Comodoro y ahí nos dieron las armas, casi no me acordaba como se sostenía el rifle, todavía tenía en la cabeza todo lo que había estudiado para el examen de ingreso a la universidad. También nos dieron la bolsa de dormir y los cubiertos para comer. Después fuimos a Caleta Olivia nos quedamos dos días ahí, la gente traía todo lo que podía para nosotros. Luego de esos días nos mandaron a las islas que, hasta ese momento, ni siquiera sabía que forma tenían.

Acampamos en hoyos de 10 cm, lo que significaba que siempre íbamos a estar húmedos y sucios, yo me instalé con Cuzini. No teníamos casi nada para comer, de vez en cuando, cuando el enemigo lo permitía y los jefes se distraían, salíamos en busca de alguna oveja para carnear, había de vez en cuando alguna descarriada.

Ya en el décimo día, de la compañía solo quedaban 7, con Cuzini vimos morir a 2 vecinos de carpa, también nos mandaron a nosotros a que juntáramos esos cuerpos, a veces me ponía a pensar que podía estar hablando y riendo con un cuerpo que arrastrar en el futuro, o tal vez el que hablaba y reía conmigo sería quien me iba a arrastrar a mi. Solo era un pensamiento de segundos, no podía pensar en eso mucho tiempo porque seguro iba a volverme loco.

Pasados 2 días de eso quedábamos 5 solamente. En pleno combate me recosté en el pozo para resguardar mi cabeza y miré un momento al cielo, parecía navidad de lo iluminado que estaba, me recordaba a mi de chico esperando a papa Noel a los 4 años, deseé que fuera eso, navidad en casa, con mamá y papá y la abuela llenándome de besos. Pero era un soldado y esos fuegos pasaban muy cerca, una granada estalló a 7 metros, quedé aturdido para siempre. Cuzini me señaló una posición atrás de unas rocas a no más de 30 metros, me pareció buena idea ir hasta allá así que lance una granada y empezamos a correr, el miope atrás y yo delante. Sentí a Cuzini tropezar, me di la vuelta para levantarlo y corrimos nuevamente, él solamente corrió 5 metros más, después de esos metros ya no lo sentí. Llegué hasta las rocas ya sin carga en el rifle, me recosté, busqué otro cargador, lo puse y asomé mi cabeza por encima de la roca. Seguía muy aturdido y divisé una figura a 3 metros, era un inglés, lo supe por el sofisticado equipo que llevaba. Mi rifle lo apuntaba y su rifle me apuntaba. Sus ojos me miraban y mis ojos lo miraban. Y entre medio, la muerte, transparente y omnipresente en las islas. Estábamos el inglés y yo… estábamos el argentino y yo… y en ese momento nos odiamos a nosotros mismos. 

martes, 15 de marzo de 2011

4 AM la hora de las brujas.


142fc496eac1104b24ae30fdcb1cffa1.12514889379
A esta hora de la madrugada sin mucho que hacer pero re pila por el puto insomnio que tengo juntado con el granel de fobias que poseo (hoy, mañana ya no tengo más), no encuentro mejor manera de matar el tiempo haciendo :esto: descontando que me van a tildar de drogón y fasetete, o tal vez no, no sería novedad que sea lector alguien de mi estilo, reservo mi imagen para mis letras, y a las letras las guardo en mi bolsillo, a menos claro que exista el medio (que por suerte no existe aún) para que mientras lean esto me vean, con mi remera de Marley desteñida completamente y mis pantalones marca jipi manchados con lo que espero, el mejor de los casos, sea fernet, digo el mejor porque las noches de los fines de semana son unas serias lagunas mentales para mi, todo por culpa del alcohol, el alcohol es malo, alejaos de las drogas, son asuntos sucios.

Bueno a ver, reviso lo que escribo y va bien, al menos hice un parrafo de algo, hay tanta gente que ni eso hace, hablando de eso, tomemos al amor, ¿que mierda que ya no se valore no, señora Legrand? -Sí querido, sí. Es decir, ¿ya nadie valora un abrazo acaso? o un te quiero esporádico y autentico en cualquier momento y lugar, no digo que sea uno de esos que a cada rato lo dice, hasta estando en el baño, pero más o menos lo demuestro de la manera que puedo y sé, no pidan mucho, con la economía como está ¿qué más querés? ¿pan? Después de que te cansas encima esperan que les respondas un mensaje en el que te dicen "te extraño", bueno si tenés amor para dar ahora comprate un perrito, ahora ya es tarde para darmelo a mi, en fin, ¿me pasás el bong? gracias. Prosigo, el sábado típica fiesta de disfraces de la que ¡oh sorpresa! no terminé abrazado al cordón, me vestí de rastafari, pero no tenía rastas, así que era un rasta caretón (?. Usaba la misma remera que tengo ahora, sí, sí la de Marley, la que se destiñe, y adiviná cómo tengo la espalda, toda verde, yo creo que soy un Hulk del tercer mundo, por el tema de mi flacura, preocupante, pensaba que con la lija que me daba el faso me iba a recuperar el peso perdido pero no, bah, es medio difícil igual, teniendo en cuenta que fumo solo los findes y antes de entrar al boliche. Me agarra la lija a las 4, por ahí. Cuando salimos solo nos queda el Mc Donalds del orto ese que te atiende cada uno... (el autor no se hace responsable de que algún lectoreto noble y honrado que trabaje en el Mc se sienta ofendido, en tal caso figurensé que en vez de Mc Donalds dice Burger). A todo esto se agrega que tenés que comerte una re cola en el auto de tu amigo hasta que una chica amable pero con una cara de "la puta que lo re mil pario no puedo salir porque tengo que laburar" te diga "¿que queré'?" y vos le decís con lo mínimo de conciencia que te queda y con todo el arte del balbuceo "u' bigmá" y la forra, porque es el único divertimento que tiene en toda la noche, te dice "disculpá, ¿me podés repetir?" ¡MENTIRA! ¡no lo habrás escuchado clarito pero que lo entendiste lo entendiste! En fin llega el momento deseado de calmar el tigre que ruge en vos, en esa hamburguesa que le chorrea todo el ketchup que imagines, porque así sos en pedo y fumado, no te importa la presión arterial.
 

Llamadlo desahogo o como queráis de yapa un pequeño muestrario de mi cabeza:


-Che tenés un cogollo que te sale de la oreja.

-¿Qué?

-Sí boló, un cogollo.

-Ja, está bien, dejalo, ya va a salir. Che, Carla, ¿cómo anda?

-Ahí, viste... superando la situación.

-Ostia un negro!

-¿'onde?

-¡Este negro!

-Siempre el mismo chiste boludo vos..

-Bueno no te enojes picarón, dale, me decías de Carla, como la está pasando después del tema de la... vos sabés..

-Y como el orto la está pasando, perder una teta es un re bajón, vos podés decir... puede ser peor, o que por ahí no lo sienta tanto debido al hecho que le quedan 3 más. Pero una teta es una teta, acá y en donde se te ocurra. La teta es sagrada.

-Y sí, imagino, pobre, pero sabés que haría yo? me sacaría una más, para que quede como las otras chicas ¿viste?

-Umh, pero acordate que ella tiene las tetas en la espalda.
 

I'm Loco

I'm Loco, vengo de Salerna, donde existen los Salercineros Salerciniantes de los visitantes de Salerna. todos ellos dedicados a Salernizar al desprevenido pasante. Salerna es un lugar rodante, no tiene un sitio estático, no creo que pueda uno venir de un lugar que nunca tuvo un solo lugar, retrotraigo mi introducción: I'm Loco, y solo nací en un lugar de paso por donde anduvo el pueblo rodante de Salerna, en donde ruedan los Salercineros Salerciniantes de los incautos que se encuentran en el paso de Salerna.
Desprevenido a prevenirse, al menos de Salerna, ese pueblo lo lleva todo.
Me caí del canasto donde mi madre Salercinera me cuidaba, ella era Salercinera natural y mi padre un desprevenido más. Miles de veces contaron de como se conocieron, de como mi Padre cayó en desgracia, de como cuestan las cosas, de como son chatas las cosas que arrasa Salerna, y lo que es, solo es eso, lo que es, luego del paso de Salerna no hay pasado. Se lo lleva todo.
Mi caida me propició de una marca en mi mejilla izquierda, era bueno en mi adolescencia contar historias falsas tratando de explicar el origen tonto de esa marca, las mujeres caen fáciles ante los galanes de historias que mienten. Los salercineros Salerciniantes se valen de las mentiras para llevarselo todo, las enseñan en la escuela y en el hogar, y las demuestran a la hora de saquear.
Se lo llevan todo, lo todo siempre es invisible, lo todo muchas veces es ignorado, lo todo es lo más valioso que un Salercinero Salerciniante puede quitarte, lo todo nunca pasa de largo para los que lo buscan.
I'm Loco sin tierra, desterráronme: motivo: raro caso de raro bicho, puede pudrir manzanas. Mi sospecha de real motivo: ya no quería mentir.
No hay descenlace, i'm Loco, solo Loco escribiendo de Salerna y sus Salercineros que se lo llevan todo. 

lunes, 7 de marzo de 2011

¿Y ahora qué pasa, he?

Mis viejos casáronse porque no querían que fuera bastardo. Vestíanme con ropas caras a crédito para que no se notara que era pobre. Sobreprotegiéronme para que fuera un Chicobien. Educáronme para que sea lo que quisieran ellos que yo sea. Olvidáronme cuando fuime. Llóranme. Jaja.
Y cuando fuime no llamaron. Quedé desamparado y solo como solo siempre lo había quedado. Maldito Malhijo, idose de su casa dejando tristes a Mama y Papa // No se dejen embaucar por la versión de otros, tan subjetiva, de mis decisiones amiguitos míos, soy el tipo más objetivo e imparcial para contarles la historia de mi versión de la vida mía // Teléfono de psicólogo siempre presente y sin estrenar en mi pequeña billetera, justo entre una medalla de no se cual santo y una imagen de Bob Dylan envuelta en plásticoco. Cocólogo.
De más está contarles que un joven nuevo conoce a gente en lugar nuevo, pero cuando conoce a una joven nueva de Glauca mirada interesante, la conoce más, le gusta, y se lo dice, oh, ¡pero cuidado! las Malhijas nunca están solas Malhijos y amigos míos.
Tipo nuevo, ciudad nueva, Malhija única que toma un subte en estación Retiro sin acompañarse de nadie otro, trabajo nuevo. Comióme la vida y mi salud el trabajo en municipio manipulando carteles y siendo formal con otros seres que venían de clases altas donde no existen los problemas comunes de nosotros, oh no amigos míos, a los falsos con falsedades, siempre lo he pensado así. Así subí alto, no creerían cuán alto ni aunque fueran palabras escritas por el mismo Dios que es un gordo mórbido que come papas fritas de vez en cuando en el cine barato que llamó Tierra. En el cine barato se proyectan las vidas, amiguitos, las suyas y las de los que conocen. Mi Película le habrá causado buenas carcajadas al Mórbido ese tal.
Subí alto y alto y alto y en lo alto me enseñaron que la mejor azúcar no se come, se snifea. Y mi cara snifeó lo bastante como para que mi cabeza volviérase paranoica. tocaba las caras de todos los que miraban a la Malhija que me gustaba, las tocaba con mis nudillos y era divertido. Y era divertido. Vender cosméticos caros a los grandes peces de allá arriba que miraban de arriba y miraban duros y gobernaban duros, dinero por todas partes mis amigos. Malhija dejome. Será el único ser que comprenderé en toda mi Película de comedia.
Inspecciones y cultura represiva interna por la rebelión conservadora de la sociedad, acabaron mi negocio con esos peces gordos, que ya no podían gobernar duros, sino que tenían que gobernar blandos pues los soldaditos del Mórbido ahora controlaban el Estado.
Je desprotegido, sin muchas armas en ese nuevo lugar que todavía era nuevo por la desconexión social a la que me sometía por mi profesión, Je no podía mostrarme tanto, aunque los de la ley eran los mejores y míos clientes, Je seguía fuera de la ley del Estado y, según los actuales soldaditos, también fuera de la ley del Mórbido carcajaroso.
¡Solo! fui mandado por la Situación a la jauría de las calles en las que los lobos maltratados por mi puño, vivían libres y salvajes, y más salvajes con los nuevos al mando. Fusilamientos entre civiles y toda la cosa, ¿vieron, eh?
Asísí fue como una noche encontráronme los cararotas que, rotas las caras por mi, por alojar ojos curiosos de la Malhija, lucían terriblemente mal. No solo eso, ellos vestían mal, olían mal, y las armas rudimentarias salían de todos los ellosbolsillos. Les sonreí con todo el cinismo que pude, oh sí que puedo usar mucho cinismo con esos pelotudos. Agarráronme, con más bronca los todos, y me reventáronme a piñas y patadas mientras les sonreía, nada tuvieron de compasión por un tipo que fue malchaqueado por el Estado de forma tan sangrosa. Y ellos lo sabían, y ellos luchaban contra la represión, ellos decían, y si yo no hubiera sido el objeto del odio de sus brazos y pies, si yo hubiera sido otro malchaqueado hubieran dicho "¡Pobre!" en alguna publicación de fanzine con historia de vida y toda la cosa, solo para hacerse los humanistas. Pero era yo amigos, el muy nobastardo que había mirado ojos glaucos y avanzado sobre ellos y besado la boca que estaba debajo de ellos. No hubo pensamientos elevados en los golpes que me daban, era la violencia la que flameaba en sus ellosojos y era la brutalidad del ordinario y sentía nauseas de que sus calzados sucios me tocaran tan fuertemente y que sus manos olorosas me rasparan la cara. Y abandonado por la gente que decía nunca abandonar. Oh sí, podían verme ahí tirado, espichando, exhibiendo en mi cara lágrimas de mis sosojos, que no eran glaucos, que eran tristes. Pero, Jaja.
Tomo agua.
Llégome con tres heridas, la del amor, la de la vida y la de la casi muerte a un sanatorio de enfermeras pelirrojas y doctores alzados con ellas. Curáronme sin saber quién era, exponentes de las pocas nice people que conocí en mi Comédica vida. Fuime de ahí recuperado físicamente, esta vez en busca de la Debotchka, porque era lo que realmente interesaba. Comprendo Oh sí... eso... y solo les queda, si quieren, desearme buenos lugares nuevos únicos para buscarla, mis únicos amigos míos.

Para Evelyn, con afecto.


viernes, 25 de febrero de 2011

La Soledad y las Rosas

La masturbación de un cura pensando en una monja en el confesionario donde una monja confiesa tocarse por las noches pensando en un cura que se toca en un confesionario.

sábado, 8 de enero de 2011

Kayros

Para Amparo.


Pensaba en que nos contagiamos de niñez algunas veces.

   Como siempre se está habituado, todo comienza por el inicio. Estábamos con mis primos, los más pequeños, los que a la larga te dicen "tío", en el campo, el viejo campo de los bisabuelos. Una salida siempre amena a la edad en la que te sorprende y te maravilla el saltar de un saltamontes, luego a uno solo le sorprende una película de buena trama o un edificio de compleja arquitectura, sí, al que crece todo se le acompleja. Detrás de la casa, "las tumbas", llamadas así solo para asustar a los más chicos, viejas lápidas bendecidas que recordaban a los tatarabuelos, a los que ninguno de nuestra generación conoció. A la derecha de las tumbas se encuentra el aljibe. Esa salida que para los pequeños era ocasional, para los grandes era necesaria y con un objetivo.
   El descubrimiento fue el primer día de los primeros días de la primer estadía, días posteriores a los que a mi padre y a mis tías se les ocurrió poner en valor la antigua casona de los bisabuelos. Tener un lugar de escape de la ciudad no era una mala idea, restaurar la vivienda, desmalezar y embellecer el inmenso patio trasero para proyectar un quincho y una pileta, era la inversión perfecta para el ocio de los ya cuarentones nietos de los originales habitantes del lugar. El trabajo , como era de esperar, cayó en los jóvenes bisnietos. Desmalezar y desmalezar. El interior fue lo primero, barrimos, baldeamos, sacamos muebles, pasamos plumeros y destruimos las innúmeras viviendas arácnidas de aquellos rincones olvidados. Sacamos lo viejo de la casa y nos instalamos en ella para el trabajo.
  !Julián! !más cerveza! Nos emborrachamos. Todos los jóvenes bisnietos obreros, aprovechando una gran morada solitaria, era de esperarse que cada cual invitara a sus amigos, y estos amigos trajeran sus bebidas y sus porros. La casa vieja de los cuentos de fantasmas de la zona se iluminaba como si fuera una gran luz mala de ebrios tambaleantes y pedantes conversaciones de drogados. Las VI! eran tres luciérnagas volando en conjunto. Sentado en una madera no dejé de observarlas, eran luces que se juntaban hasta que explotaban para dispersarse y luego volver a juntarse para explotar de nuevo. Luces explotadas por quién sabe qué fuerza invisible. No se apagaban, solo explotaban para llamar la atención, para llamar mi atención. Mis pies movían lo que el alcohol había hecho pesar demasiado, me tambaleaba, pero en ese estado y momento era más rápido que el tiempo. Luciérnagas frente a mi cara. Las luces implosionaron hasta convertirse en una masa flotante de luz amarillenta, y mis ojos las miraban, y mis ojos se convirtieron en esclavos de esa luz que comenzaba a guiarme hacia el aljibe y las tumbas, y las tumbas se movían, y era yo el que se movía por la embriaguez, y la masa luminosa se posó en medio de las lápidas. Las rocas se escribían. Las rocas dijeron "Tirate".
   Tremenda cruda, ¿no, primo? Dios... ¿puede alguien apagar el Sol matinal? Tendido, en, el, suelo, despertado. Baño y leche de por medio, nos esperaba una tarde laboriosa. Desmalezar. Ampollas y manos sangrientas terminaron esa noche buscando alguno de los colchones que pusimos en el piso para descansar. Por más que el cansancio sea extremo, el insomnio es crónico. Y con conexiones cerebrales disfuncionales por experiencias que escapan a la comprensión de todos, inclusive yo, el Insomnio dominó mi segunda noche en la casa vieja. Calmantes y Jugo de la conservadora, Calmantes y Jugo de la conservadora y Vaso, Calmantes y Jugo de la conservadora y Vaso y Luciérnagas. Solo dos esta vez, como dos ojos estrábicos y amarillos, me invita esa mirada suspendida a seguirla de nuevo afuera, de nuevo a las tumbas y al aljibe. Frente a las lapidas me siento sobre el pasto, observando a los ojos danzar en el aire, ¡explotan y se hacen docenas! Puntos brillantes bailando en espirales, esferas, estrellas frente a mis ojos de insómnico y las tumbas... hablan nuevamente... se escriben por si solas... 

Tirate.

Al Aljibe... es claro, pero, ¿por qué? Estertores que no son míos, entre estertores escucho las palabras escritas en las lápidas. En el Aljibe lo fascinante, en la caída lo increíble, en el fondo lo que ya quiero descubrir. Estoy solo... no hay nadie que pueda detener mis actos que parecen suicidas, las estrellas arriba, las lápidas expectantes a un costado, las luces en el aljibe y el aljibe frente a mi. Tirate.
   Abajo, abajo, abajo. La caída libre hacia el fondo de todo esto. Mi hombro golpea las rocas, mi pierna lacerada por una raíz, y busco más, busco chocar con las rocas que se aproximan reduciendo el diámetro de mi camino, choca mi cabeza, se golpean mis brazos, y las rocas se vuelven suaves, y ya no son rocas, y se humedece mi camino, lucho para avanzar, y una mano en mi cabeza, y una claridad que enceguece. Olor a Hospital y mi madre me nombra por segunda vez, y me lavan por primera vez por segunda vez, y por segunda vez no veré claro hasta dentro de dos semanas, y por segunda vez no emitiré un sonido claro hasta dentro de 4 meses, y por segunda vez no caminaré hasta el año y medio. Pero por primera vez, en esa segunda vez ya estaba consciente de todo y ya sabía que sería inmortal con solo tirarme a un pozo.

Los poemas de amor son una mierda.

La amo cuando se sienta frente al piano, la amo cuando apoya su cabeza en mis hombros y con su respiración marca el tiempo con el que sonrío...