sábado, 21 de abril de 2012

Pikachu

Un faulduo se muere, de manera trágica, agotada, triste y desamparada, Dejó caer su cara, transformó su risa en una mueca horripilante, llena de desperfecciones, se miró despacito y muy cuidadosamente en un espejo, asustándose a cada milésima de segundo de su terrible cara. Tocó el reflejo, lo acarició, sintió mucha lástima de la superficie que lo reflejaba, se apartó de sí a su cama, la abrazó y lloró mucho tiempo sobre ella, y entonces ella lo abrazó, muy fuerte, muy sofocadora, muy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ay canción, que se me cierra el pecho una palabra broncada atosigada entre bronquios una llanteada que ni te cuento, ni te llanto cumpa. ...